El Lado B

El día que Chuck Berry le pegó un puñetazo a Keith Richards

19 de Marzo de 2017 Visitado 531 veces
La relación entre el maestro, que ha muerto a los 90 años, y el alumno estuvo llena de pasión, rock and roll y peleas
El día que Chuck Berry le pegó un puñetazo a Keith Richards

La historia del guitarrista de los Rolling Stones con su ídolo está escrita a fuego en forma de pasión, paciencia y violencia. No hay que ser un estudioso de los pentagramas para comprobar que el 70 % de los punteos guitarreros de Richards están basados en canciones de Berry. Sobre todo al principio de su carrera, durante los sesenta y los setenta, cuando los Stones interpretaban sucio rock and roll.

Mick Jagger, Keith Richards, Pete Townshend, Eric Clapton, Ray Davis, John Lennon y toda la tropa pionera del rock no hubiesen sido lo mismo sin la enorme influencia de canciones de Berry como Rock and roll music, Johnny B. Goode (que levante la mano quien no la haya versionado), Roll over Beethoven o Mabybellene.

El guitarrista de los Rolling Stones se tragaba su ego cada vez que tenía uno de esos encuentros creativos con su ídolo, Chuck Berry

Tuvieron que pasar muchos años hasta que Richards pudo trabajar codo con codo con Berry. Fue en un proyecto en el que Keith puso toda la energía e ilusión del mundo. En 1987 decidió realizar un documental-concierto a mayor gloria de Berry. Se llamó Hail! Hail! Rock and roll y aunque el director fue Taylor Hackford, Richards ejerció de productor y de jefe.

El stone tiró de agenda para convocar a todos sus amigos disponibles y así arrodillarse ante el mejor, Berry. Roy Orbison, Eric Clapton, Etta James, Linda Ronstadt, Julian Lennon... Todos coordinados por Richards e interpretando temas de Berry, que les acompañaba sobre el escenario.

El gran momento del documental transcurre durante los preparativos. Keith y Chuck ensayan Oh Carol, uno de los clásicos de Berry que los Stones incluyeron en su repertorio desde los años sesenta. Keith ejecuta el punteo de guitarra que ha hecho millones de veces con total confianza. Pero Berry le toca el hombro, le obliga a parar y le dice: "No, no, así no es. Te lo digo yo, que lo he compuesto. ¿Quieres hacerlo bien?". Richards, 44 años en esa época, no da crédito. Está imitando a la perfección ese punteo, pero su creador le dice que lo ejecuta mal. El chicle que tiene en la boca es el que carga con su frustración: lo mastica con rabia.

Dios se pelea con Dios. Nunca el stone hizo un gesto de contención tan profundo. Las cámaras captan cómo Richards pone cara de "porque eres mi ídolo que si no...". Mira al pianista Johnnie Johnson, que tampoco se puede creer lo pejiguero que se pone Berry. Al final, Keith se traga su orgullo y hace lo que Berry le ordena.

Cuesta creer que un tipo tan acostumbrado a la pelea de bar como Richards se plegara a los deseos de Berry. Así era la pasión que sentía por su maestro. El momento más extremo de su relación lo contó el guitarrista de los Rolling Stones en el programa de Jimmy Fallon. El presentador le pregunta: "He escuchado una historia que no sé si es verdad. ¿Berry te pegó un puñetazo en la cara?". "Sí, lo hizo", responde el stone.

"Fue después de un concierto de Chuck", explica Richards. Y continúa: "Entré en su camerino y vi allí su guitarra, metida en una caja. Y me dije: 'Venga, Keith, dale solo un toque a esa guitarra'.Y lo hice. Entonces llegó Chuck y me dijo: 'Nadie toca mi guitarra'. Y me dio un puñetazo en la cara". Richards termina la anécdota tirando de ironía: "Fue uno de los grandes hits de Berry".

Maestro y pupilo se llevaron así durante años, con encuentros puntuales. Se querían, y por eso mantenían las distancias.

Nada más conocer su muerte, Richards ha publicado en su cuenta de Instagramimágenes de los dos juntos.

Volver
 

 
comments powered by Disqus